29.12.11

Hipo G / La escala humana de la Energía


Silvestre Vivo Millán, Sevilla, Diciembre 2010

La arquitectura es una forma de encapsular espacio, tiempo, comunicación y energía. Un nuevo espíritu del tiempo se abre paso bajo la dimensión arquitectónica de la energía que, unida a la presente revolución de las TIC’s, dará lugar a un nuevo modelo social y creará nuevos modos culturales de relación. Han sido los grandes avances en comunicación y energía los que han provocado cambios sociales a lo largo de la historia.
 


Al igual que con el uso de la información en la Red, en breves años el hombre dejará de ser un mero consumidor energético para convertirse en productor, gestor y consumidor final de su propia energía. Será la generación distribuida mediante las Smart Grids o redes inteligentes, las que proporcionen este funcionamiento horizontal de los procesos energéticos modificando nuevamente nuestra cultura relacional. Un futuro donde el stock energético, ofrecerá una nueva problemática sobre la gestión de los recursos que aseguren nuestra supervivencia como especie, y en donde nuestra pedagogía sobre el hábitat será fundamental.

De energía se componen los dos materiales gratuitos que el arquitecto utiliza para crear las formas y los espacios: la luz y la gravedad. Esta nueva escala provocará una dimensión diferente en la acción dentro de nuestros edificios y ciudades, entre las personas y las atmósferas que los rodea. Los pliegues espacio temporales se enfatizarán provocando nuevas identidades en redes digitales, energéticas y comunicativas bajo un solo concepto que los reúne; el acceso, donde el hombre y la ciudad dejarán de ser sumideros. Será la mediatez la que marque el futuro de nuestros procesos entrópicos y aprenderemos a manejarla para no sufrir los fracasos pasados de las antiguas civilizaciones donde, la pobre gestión de sus recursos y explotación del medio, terminaron venciéndolos hasta llevarlos a su desaparición.


Creceremos decreciendo y progresaremos volteando la mirada en un viaje donde bastará con facturar nuestra imaginación. Daremos lugar a una sociedad activa que huye de idénticos pero que a su vez creará ciudadanos más activos y participativos. Una equidistribución de la energía hará posible que el poder de decisión recaiga de nuevo en los hombres que conforman una sociedad dando lugar a una nueva democracia. La empatía hacia el otro será nuestro espacio arquitectónico detrás de cada pared. 


Comentarios
 ADA: The City of Energy
Among Renaissance utopias, The City of the Sun by Tommaso Campanella is perhaps second in importance only to More’s most famous work. Written in 1602, 86 years after Utopia, striking similarities can be found between the two ideal cities. Reading this article makes me believe that, thanks to Energy (everything is energy, human beings and the sun too) and in spite of all crises, a “City of the Sun” could really be accomplished.

Paquillo Dubois: BiomimetismoRevolution
Tenemos mucho que aprender de los seres vivos. La selección natural es un proceso de optimización que dura desde hace miles de millones de años para desarrollar, por ejemplo, una hoja. Llevamos aquí media tarde. Aprendamos más de la gente mayor.

Del programa “Redes”:http://www.redesparalaciencia.com/119/redes/redes-19-innovar- copiando-a-la-naturaleza-27-minutos

Massimiliano: Grandes poderes, grandes responsabilidades
Una búsqueda en Google produce 7g de CO2, un segundo de visualización de Youtube 0,2g. Esta página un poco menos. Nuestros intercambios de información no son tan etéreos, si consideramos la cantidad de recursos que los permiten y las sustancias que emiten. La descentralización de la producción eléctrica será, junto con nuestra emancipación, una asunción de responsabilidad frente a la compensación de los gastos de nuestro consumo intelectual.


Seve: Energía Gris

 En “Cradle to Cradle” William McDonough y Michael Braungart proponen una reinterpretación en los sistemas de producción con miras a un reciclaje energético total en el proceso de transformación o elaboración del producto. El ser humano es un producto y como tal deberá ser en sí mismo un ser energéticamente autoabastecible. Las nuevas tecnologías establecerán una energía gris equilibrada en su contabilidad ambiental dentro del ciclo vital humano.