27.11.11

Hipo H / El Viaje de Vuelta


José Antonio Flores Soto, Madrid, Enero 2011 

Reflexiones a posteriori sobre el valor de la estancia de un arquitecto en la Academia de España en Roma

El aprendizaje en arquitectura requiere de la formación de una amplia memoria visual; una vasta colección de imágenes que es almacén de ideas construidas de las que aprender conceptos, que nos servirán para proponer transformaciones de la realidad que habitamos. A la postre, la labor del arquitecto no nos parece otra que la de transformar el medio con sus ideas, construirlas para crear un espacio donde la vida del hombre tenga lugar. La clave, además, es disfrutar haciéndolo.


El viaje de estudios ha estado siempre ligado a la formación del arquitecto como herramienta de conocimiento del mundo. Para transformar el mundo, es necesario conocerlo. Y viajar ayuda a ampliar el horizonte a través del contacto con otras realidades, con lo otro.

Roma ha sido históricamente, por razones de tipo ideológico, un punto de referencia en la formación del arquitecto. El viaje de estudios a Roma, un objetivo para arquitectos y artistas, incluso durante la modernidad. Muestra son las muchas Academias que los países tienen establecidas en aquella ciudad apetecible para la formación de sus artistas y cuantos han pasado por ellas. Existe el convencimiento de que hay mucho que allí merece ser aprendido. El viaje de estudios a Roma tiene aún una vigencia comprobable.
¿Qué sentido tiene hoy mantener ese contacto con lo romano?, ¿cuál puede ser su fruto? A la vuelta de una estancia prolongada en el Gianicolo, junto al templete de Bramante, nacen estas preguntas para hacer balance del tiempo transcurrido en aquella ciudad. Roma está llena de enseñanzas incluso para un arquitecto de hoy. Sólo es necesario tener voluntad de aprender, afinar la mirada y el ojo crítico y ver más allá de las formas; saber ver la arquitectura. Buscar las ideas que dan fundamento al espacio construido. Una nueva manera de enfrentarse con la arquitectura del pasado. La revisión crítica de lo que la ciudad nos ofrece, experiencia prolongada durante un largo tiempo de silencio, es valiosa herramienta de formación.

Por citar alguna, para un arquitecto de hoy, la de Roma puede ser una experiencia en primera persona con la luz; la luz como material controlable que cualifica el espacio arquitectónico. Que no es poco.


Comentarios 


eeneerei: Apropiacionismo arquitectónico
A lo largo del siglo XX, el arquitecto ha ido apropiándose de lo arquitectónico hasta construir una disciplina autónoma organizada en torno a conceptos como composición, luz o espacio. Hoy sabemos que lo arquitectónico es capaz de ocurrir sin nosotros, y que esta autonomización es irremediablemente excluyente e ineficaz. El viaje puede servir para comprender la producción del espacio físico como un fenómeno tremendamente complejo, político, muy participado e inaprensible.



FedericaOttone: Design with irony
Comics or satire, bring out contradictions through the use of rhetorical figures (paradoxes, rhythms, shapes…). Architecture can use the same tools to subvert the order of space, to give them different and new meanings. This is generally the prerogative of contemporary artists who mix languages to obtain unexpected
effects. It is not just a matter of form. Technique and form can overturn the traditional conceptions of living… ironically!


Gonzalo: Shangri-La 
Es evidente que el viaje a Roma está de vuelta. Los arquitectos que siguen hablando de lo de siempre, de “las ideas” y “la luz”, son una especie en extinción, porque no se han enterado que el Mundo ha cambiado. La evolución les ha pillado. Para los demás, propongo dedicarnos a lo arquitectónico y viajar a Shangri-La, un mundo sin ideas, a oscuras donde cabemos todos mejor… aunque no disfrutemos tanto.


Manuel: El material intangible

Roma, indudablemente, es una ciudad de la que aprender. Pero no es necesario viajar lejos para aprender que es la luz el material más importante con el que construir Arquitectura. Sólo es necesario tener voluntad, y aprender a mirar. En aldeas despobladas, con iglesias cubiertas de moho, encontré grandes lecciones,
donde el manejo de la luz se hace con un cuidado exquisito, pues hemos de saber que la luz no es la misma en todos los lugares.

más información: http://www.hipo-tesis.eu/numero_hipo_h.html